Descubrieron que sólo hay 3 causas de la inseguridad en ti misma

La psicóloga y autora de varios libros, Melanie Greenberg, escribió para la revista Psychology Today un artículo acerca de las raíces de la inseguridad en nosotros mismos. Según ella, existen tres razones. Con cada una puedes luchar exitosamente si logras entender dónde está la raíz de nuestros miedos.

Por supuesto, este artículo no agregará confianza en ti mismo por arte de magia, pero podrá convertirse en un buen inicio para trabajar en tus inseguridades.

Científicos que estudian el fenómeno de la felicidad, descubrieron que el nivel de nuestra felicidad depende en un 40% de los últimos eventos en nuestra vida real. Nos afecta la ruptura de una relación amorosa, la muerte de nuestros seres queridos, la pérdida del trabajo, las enfermedades… y debido a que las desgracias bajan nuestra autoestima, después de este tipo de desafíos podemos perder la confianza en nosotros mismos.

En su libro “Primeros auxilios emocionales“, el psicólogo Guy Winch escribe que las personas que tienen autoestima baja, tardan más en superar sus fracasos. ”Cuando, por ejemplo, perdemos nuestro empleo, esto resucita nuestros pensamientos anteriores de lo inútiles que somos y les da una fuerza nueva”, dice.

Es importante entender que los fracasos son parte de la vida. Antes de convertirse en presidente, Abraham Lincoln fue despedido de su empleo y luego perdió dos veces las elecciones al Congreso. Si logras conseguir tus objetivos, a pesar de todos los fracasos, esto te eleva la autoestima a nuevas alturas que no habías alcanzado antes.

Cómo combatir la inseguridad causada por un fracaso

  • Date tiempo para asimilar lo que ha pasado y adaptarte a las nuevas condiciones .
  • No te encierres en ti mismo y sigue haciendo lo que te interesa y te provoca curiosidad.
  • Interactúa más con tus amigos y familia para distraerte de los malos pensamientos y sentirte más seguro.
  • Habla de tu fracaso con las personas en las que confías.
  • No te rindas y sigue trabajando duro para conseguir tus metas.
  • Prepárate para probar una nueva estrategia.

Muchos sentimos temor ante situaciones que suponen tener comunicación con personas desconocidas: fiestas, grandes eventos familiares, entrevistas de trabajo. Tenemos miedo de que nos vayan a evaluar y, probablemente, no nos consideren dignos de atención; esto nos pone nerviosos y nos hace sentir inseguros.

También casi todos hemos tenido alguna experiencia negativa: no fuimos aceptados en un grupo social, se burlaban de nosotros en la escuela, y este miedo a ser rechazados sigue viviendo en nuestro interior. Las raíces de este tipo de miedos son aún más profundas si tus padres te comparaban con los demás, te criticaban y no estaban contentos con tus éxitos.

Por lo general, este tipo de inseguridad está basado en una percepción distorsionada acerca de qué tanto les interesas a los demás. En realidad, toda la gente está absorbida en sí misma y te toma a ti y tu comportamiento como algo normal. Y si alguien te juzga, lo hace solo para levantar su autoestima baja y, por lo general, este tipo de opiniones no son profundas y solo se basan en lo superficial. Así que, ¿vale la pena preocuparse por eso?

Cómo superar el miedo a comunicarse

  • Entra en discusión con tu crítico interior estricto. Recuerda tus lados fuertes: tienes un gran sentido del humor, eres un buen amigo o un especialista en arte.
  • Si tienes que interactuar con personas que casi no conoces, piensa con anticipación los temas de conversación: política, películas, planes para vacaciones, etc.
  • No evites la comunicación, esto solo empeorará las cosas. Ve a la fiesta o a la cita incluso si estás muy nervioso. En este tipo de cosas también necesitas experiencia, y esta solo llega con la práctica.
  • Proponte metas realistas. Es muy poco probable que te subas al escenario y cantes enérgicamente “Move Like Jagger“, pero sí puedes hablar sobre algo con los invitados en la fiesta.
  • Enfócate en otras personas. Ponte ”el sombrero del observador”: mira cómo expresan sus emociones y qué dicen. Esto te ayudará a no obsesionarte con tus propios sentimientos y te enseñará nuevos trucos de comunicación.

Algunas personas se proponen metas demasiado altas en todo lo que hacen. Están seguras de que necesitan tener las calificaciones más altas, hijos más talentosos, el esposo/esposa más bello/bella, el trabajo más fabuloso… Desafortunadamente, en la vida no todo sucede como lo queremos. Hay cosas que no dependen de nosotros: un jefe agresivo, desempleo, genes, etc.

Si constantemente sientes decepción porque no eres perfecto, con el tiempo no quedará ni un rastro de confianza en ti mismo. Además, la autocrítica te provocará problemas de salud: depresión, insomnio, desórdenes alimenticios y cansancio crónico.

Cómo luchar contra el perfeccionismo

  • Evalúate de acuerdo al esfuerzo que pusiste -eso sí depende de ti- y no por el resultado que obtuviste -a menudo, eso no depende de ti-.
  • Hazte la pregunta: ¿si trabajarás 10% más perfecto, afectaría esto el resultado? Si no, no gastes ni tiempo ni fuerzas.
  • El perfeccionismo se basa en el principio “todo o nada”. Intenta no solo ver lo blanco y negro sino también sus tonos. ¿Tomas en cuenta las circunstancias cuando evalúas tu esfuerzo? ¿Has aprendido algo nuevo incluso si el resultado no ha sido ideal?
  • La autoevaluación de los perfeccionistas es voluble. Están contentos con ellos mismos cuando todo les sale genial y se odian cuando las cosas están mas o ménos. Aprende a amarte a pesar de todo.

Vía genial.